La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 14 de marzo de 2014

El misterio de un personaje, por ANTONIA PILAR VILLAESCUSA RIUS

 


   No entendía mi lenguaje ni mis gestos, ni la mímica que prodigaban mis manos. No sabía de árboles, ni vegetales ni montes, ni llanos. No entendía nada. Más sus ojos centellaban como golosinas curiosas eran dulces y entrañables. Me miraba inquietante pero no temeroso, moviendo sus pupilas a un ritmo trepidante como queriendo abarcar la estancia, mi cuerpo o cualquier peligro inminente. Le ofrecí de beber, no bebió agua. Le di comida más nada comió. Era su estatura tan grande como la mía de pies y manos frías, era delgado como un junco, tranquilo y silencioso, con pisadas que despertaban la duda y el misterio más profundo. Me tendió su mano, y aquella mano se abrazó a la mía como una simbiosis o un pacto consentido. Le seguí sin miedo, caminé junto a él en aquella noche cerrada sin luna ni estrellas, donde todo olía a calma y a paz… Y sin querer saber, ni indagar me perdí en la niebla junto a él... Con el sonido del silencio clavado a nuestra espalda. Días más tarde, encontraron nuestros cuerpos en el sendero que lleva hacia el río, estábamos muertos, pero nuestras manos seguían unidas. Nos llevaron al cementerio y con el mismo silencio con el que partimos allí nos dejaron, solos, sin nadie que nos llorara pero unidos en cuerpo y alma para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario