La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

domingo, 16 de marzo de 2014

Taller de literatura creativa por la igualdad en La Calahorra (Granada), por la Asociación para la Promoción de la Cultura y el Arte "La Oruga Azul", 14 de marzo de 2014.




     El pasado viernes celebramos el "Día Internacional de la mujer" en la Calahorra (Granada). Lo hicimos con un taller de poesía escrita por mujeres: la poetísa africana Ndèye Coumba, la argentina Alfonsina Storni, la chilena Gabriela Mistral y la accitana Dora Hernández Montalbán, inspiraron las actividades. 





     
 Se plantearon distintos temas: el de la maternidad en una sociedad hostil, como es el de la mujer africana, el desarrollo y la creatividad de la mujer en a finales del siglo XIX, principios del XX, en un mundo de hombres. Finalmente hubo un debate en el que recordamos a nuestras antepasadas más cercanas, las mujeres rurales, y evocamos los recuerdos que esas mujeres nos traían. De cada uno de las partes del taller las mujeres aportaban ideas y versos para un poema colectivo. Con la intención de potenciar la inspiración, quemamos incienso, formamos un corro abrazadas y meciéndonos como las olas al compás de una música y comimos pan. 

   
Finalmente, todas las mujeres construimos una mariposa con papiroflexia, como símbolo de transformación y libertad, y la colgamos en las ramas desnudas de uno de los árboles de la plaza, donde se leyó un manifiesto por parte de las autoridades locales.


   
Estuvieron presentes en el acto: la gestora cultural de la Mancomunidad de municipios del Marquesado, el alcalde y la concejala de La Calahorra.



Poema 1.

Bajo el mismo sol, digno testigo del asombro,
la mujer africana ama ser mujer y se duele al mismo tiempo.
Esclava sin esperanza
de un espacio de libertad,
África cría a sus hijos sin esperanza.





Poema 2. 

Amor, 
abrazo que nos envuelve con sus olas de espuma,
mar profundo como esa cicatriz que nunca cura.

Meciéndonos estrechamente,
el bienestar nos relaja,
somos mar dulce como la brisa.





Poema 3.

Recuerdo de madre y abuela
enhebrado como un hilo de coser,
pan con aceite y azucar,
aromas de mi niñez.

Madruga el pan caliente,
con la pava y el fogón,
las patatas casqueadas,
guisadas en el picón.

Olor a jabón casero,
sábanas blancas al sol,
ya vuelven los segadores,
el grano cocido pon.


No hay comentarios:

Publicar un comentario