La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

miércoles, 14 de mayo de 2014

Unidad, por MARCELO MIRANDA RIVAS


Agua, fuego, tierra, aire. Luz que se envaina tras el horizonte marino. Calor que emerge cual día desperezado. Mano que se hunde en el fértil suelo del mañana. Soplo de frescor insuflado en una mirada…
Los cuatro elementos en suma armonía no pueden describirse. Hacen necesario dar la mano a la intuición. Pero, ¿qué es la armonía sino un concierto de todas las características de un sistema dado? Tenemos pues, a los cuatro elementos de nuestro Mundo modelando paz en plena concordancia. Y eso, que lo vemos escondido en las pequeñas-grandes cosas, lo hacemos con la intuición. Un beso detrás de la oreja. Armonía.
Si decimos montaña, están ahí; si decimos desierto, están ahí; si decimos ciudad, están ahí; y si decimos mañana, están ahí. Pero ellos cuatro, en suma uno, conforman nuestro Ser, y es que la armonía de antes nos incluye. Así, somos agua cuando lloramos, fuego cuando nos entusiasmamos, tierra si acariciamos o aire al susurrar.
Son ellos nosotros, como nosotros, ellos. En ese sistema del que hablábamos, no parecen existir, al fin, elementos. Parece un sistema integral en el que todos somos unidad.
Aunque la razón no nos lo permita, todavía…     


No hay comentarios:

Publicar un comentario