La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

miércoles, 14 de enero de 2015

Poema en prosa sin sentidoS, por SOLEDAD JACOBE





A veces pierdo mis sentidos y me confío al instinto como única arma para mantenerme en el filo de la cuerda en que se ha convertido mi vida. Un equilibrio constante e inconsciente, continuo y largo.

Mis torpes manos van tocando sin tacto cualquier cosa con la que me encuentro en el camino. Alargo  mis brazos más allá de los límites de la cuerda y no soy capaz de identificar nada de lo que mis dedos tocan. Solo nubes parecen envolverme. Mis vestidos de seda me enrojecen la piel y los tengo que arrojar al abismo para proseguir mi camino desnuda.

Si pudiera ver claramente, vería ese final de la cuerda que se me antoja infinito, pero mis ojos se nublan y mi vista solo alcanza unos cuantos pasos más allá de mi cuerpo. Mis recuerdos visionan un estado adolescente en un ser maduro y las experiencias se me esfuman, mis recuerdos no las pueden retener y parezco casi infantil queriendo aprender.

No encuentro el gusto en lo que me alimenta. La función de mi paladar se perdió en el recorrido de la cuerda. Olvidé comer concentrada en no caer. Mi cuerpo se alargó perdiendo sus redondeces y la hora de la comida ya no está en mi horario, que más que días, parece un sueño del que no consigo despertar.

Lo olores se entremezclan y no los puedo distinguir. Si pudiera apreciar los aromas de las cosas que me rodean, quizás me ayudaría a situarme en el punto de la cuerda en el que me encuentro, pero no consigo adivinar ni uno siquiera. No percibo ni el olor de la primera leche que me amamantó, ni el agua que me quitó la sed, ni el vino que me embriagó.

La música!.. Como ansío esa música que si recuerdo que me hacía sentirme feliz! Este ruidoso silencio que me rodea y en el que habito no deja pasar los sonidos. Me es imposible identificar si estoy en un bosque, una playa, una ciudad o flotando en el aire. Pero me mantengo en la fe, porque lo que si que siento son los latidos de mi corazón

Y a mi corazón atiendo,  esperando el despertar de mis sentidos o de mi sentido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario