La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

lunes, 14 de septiembre de 2015

Mi estación, por TOMÁS SÁNCHEZ RUBIO.



Cerca de mi casa hay una estación moderna
que visito las tardes en que la melancolía
tiene a bien
visitarme a mí.

Hay casi de todo
como en los sueños
de la adolescencia:

Torcidos andenes que se descuadran
cuando piensan en la vuelta al camino recto.

Raíles que realmente sonríen, aunque parezca que se tensan
al indagar los orígenes de su destino.

Trenes sin vagones,
sin vahídos
ni aspavientos,
que ven pasar los abrazos con la indiferencia
del islote que navega
desoyendo
a los maltrechos náufragos.

Personas que transitan por torniquetes
de entrada pero sin más salida
que la de la emergencia

en la trastienda de sus vidas.

1 comentario:

  1. ....esa trastienda de la vida en que un tren puede salvar vidas... enhorabuena

    ResponderEliminar