La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

sábado, 14 de noviembre de 2015

La revolución social de A. Miró, por MARIEN GONZÁLEZ ROZAS.



            Desayunamos un sábado más. El germen de la rabia crece dentro de mí y se va expandiendo hasta salir por mi boca en forma de palabras airadas y dolidas: «tú trabajas, tú creas, y otros viven de ti, y tú no puedes vivir de tu trabajo. No es justo.»
            Yo necesito alimento para no morir; pero también necesito alimento espiritual para no morir; y vivir no es embrutecerse rodeado de bienes materiales, de falsos dioses. Vivir no es matar el tiempo de aquí para allá en los centros comerciales, comprando, poseyendo…
            La realidad es que por mucho que compremos sólo poseemos dos cosas: nuestro cuerpo y nuestro espíritu.
            Yo necesito alimentar mi espíritu con la belleza y con la palabra. Y sólo unos pocos de entre nosotros tienen ese don: el don de crear.
            Tenemos que cuidar a esos hombres y mujeres capaces de traspasar lo cotidiano y de elevarnos a un plano superior, por encima del embrutecimiento.
            Tenemos que mimarlos como algo valioso, tremendamente valioso, y no dejarlos morir de hambre y de impotencia. Esa es la revolución social de la que hablaba A. Miró. La auténtica revolución social, la del espíritu.
            Una revolución social donde la masa (y no solo los “divergentes”) se preocupe por el alimento espiritual. Por buscar ese algo que te eleve, que te haga comprender quién eres y el lugar que ocupas. Que te sitúe, que te enamore, que te haga cuidar de todo cuanto te rodea porque has aprendido que es importante. Por rodearte de belleza, porque la belleza dignifica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada