La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Llueve, por CARMEN HERNÁNDEZ MONTALBÁN.



Llueve,
el cielo descarga mansamente
su manto de agua.

Llueve como si la memoria,
arrastrara millares de señales líquidas
del germen de las cosas.

Llueve milagrosamente,
presagio sigiloso de redención eterna,
de vida renacida.

Llueve sin pausa,
a pesar de las miserias de los hombres,
y su sonido es una invitación al silencio,
a la meditación deliberada.

Llueve, sí,
con trasparencia,
con recogimiento,
generosamente,
como una advertencia pacífica
de concordia entre los mortales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario