La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

jueves, 15 de diciembre de 2016

Ángeles caídos, por TOMÁS SÁNCHEZ RUBIO.



Un flamígero atardecer de sombras
contempla la cruel retirada
del eterno ejército enemigo.

Con el sabor a cobre de la derrota
prendido en los labios,
agotados en su abandono,
crepitantes entre las cenizas
de desalmados cadáveres,
muestran al joven mundo las alas rotas
y los ojos atravesados por la ira y
la culpa primigenias.


Ángeles rebeldes,
en su día mensajeros
de una Nueva Vida
en la esperanza de la resurrección
de los anhelos más íntimos del Hombre,
se retiran cabizbajos
y dolientes.

Sólo esperan ser arrojados
al torpe abismo,
aceptando sus destinos
como hace la nieve derretida
en su última primavera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario