La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

martes, 14 de febrero de 2017

Aquel beso, por JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ GARCÍA.


Hoy me ha felicitado el amor antiguo,
escribiré a su beso, aún incipiente,
mis glándulas redondean su universo,
derritiendo su cadencia tímida
en lo más bullido de la almohada lo acuesto.
Es, el que me enamorara,
el primero que superé trepando las tapias de la alfarería.

Obligado me sentí a volver
a aquella perspectiva ardiente
con nombre de mujer.

La puerta estaba abierta
y empecé a sentirme feliz desenredando sus cabellos,
ajustando su lengua a la mía.
Fue aquel beso el primero
que caminó la fusión de los labios,
acechando albas y ocasos.  

Después vendrían más por los callejones
el de la gasolinera, aquel donde tropezó tu madre.

Aquella tarde el mío lo bordaste tú, niña
ay, ay que frescos eran los besos,
ay cuanto decían.


No hay comentarios:

Publicar un comentario