La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

martes, 14 de febrero de 2017

por un beso, qué daría..., por MARIAN ORRUÑO TOUZÓN.


"por un beso, qué daría por un beso... (Bécquer) 

Nos besamos y nos besamos y con cada beso me hiciste una promesa, amueblándose mi boca  de ti, ya no era mi boca sino un cuarto con cama y sofá donde hacer el amor, donde acariciar tu boca y tu pecho y deslizarme por tu cuerpo, tan lentamente que dudaba acabar de hacerlo algún día, me ralentizaba tanto en ello que las noches fueron eternas; alguna vez amanecerá, me preguntaba y no amanecía..., no amanezcas..., y una y otra vez, y mi boca se agrandó para que entrases en ella, y ya no era mi boca, sino nuestro refugio clandestino, silencioso, susurrante.
Con tu boca me escribiste versos, de tu boca salió que me amabas y cada vez que lo hacías tocaba a arrebato, algo escuchaba: el tañer de una campana, el sonido de una ola romper sobre la roca, el relincho de un caballo, y te juré, recuerdas, te juré sin sonido, tan callado, juré, te juré que jamás saldría de ella, tan tibia, tan soñada, juré siempre amarte, juré que jamás abandonaría aquel cuarto caliente con cama y sofá que era tu boca...

Y ahora ya no es tu boca ni la mía, porque con cada beso que nos dimos, aquella boca que era tuya y al fin era mía, no fue ya de ninguno sino de los dos y ambas se hicieron lago, río, mar, por el que navegamos con velas a todo trapo; suelta la mayor, que navegamos rumbo a cualquier parte, y desaparecimos del mundo aquel...

1 comentario: