La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

miércoles, 15 de marzo de 2017

Ojos vidriosos, por F. JAVIER FRANCO.



O
jos vidriosos
son los ojos del vidrio de un vaso.
Icebergs emergen
desde el fondo de un mar de licor
que diluir ojos
en témpanos de hielo.
Oscura pasa la noche.
Oscuro el llanto de una guitarra
mece un sueño sin destino,
un sueño sin sueños,
un sueño roto que romper la madrugada,
madrugada rota entre madrugadas rotas.
No existe nadie,
son siluetas oscuras.
Es hora de cerrar.
Ojos vidriosos
agonizan en la esquina de la barra,
navegan entre corrientes por horas perdidas,
un llanto sin lágrimas,
un mar de resentimiento y resignación.
No queda tiempo,
la alborada escapa.
Se destroza al caer una persiana.
La cama huele a sudor,
a desperdicio rancio de sueños
eternamente por venir.
Huele a soledad en compañía,
a noche muerta
y a viejas playas de resignación.
Ojos vidriosos
debieron morir en la trampa del vaso,
pero escaparon, una noche más,
tras el antifaz de la víctima.
No queda tiempo,
y las pestañas imantadas
buscan atravesar un gastado mapa.
No quedó tiempo.
Ojos vidriosos
son los ojos de un espejo cansado.

1 comentario:

  1. Un perdedor es alguien que pierde la ilusión y todo se vuelve vidrio.Es genial el poema, el mejor para un día como hoy que celebra la poesía. Gracias

    ResponderEliminar