La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

martes, 14 de octubre de 2014

Pedro Antonio de Alarcón, por CUSTODIO TEJADA.


Paseo por el parque de Guadix a media tarde
Entre hojas caídas que suenan como carracas.
Desde lejos veo una paloma triste
Resistir a la monotonía posada sobre una cabeza.
Observa con paciencia el trasiego de la gente:

Ahíta va la muchedumbre perdida en sus quehaceres.
Nadie repara en su quietud silenciosa de piedra.
Todo el mundo pasa de largo sin mirarlo
O se sientan a descansar en los bancos
Numantinos mientras nuestro paisano,
Ilustre y aristócrata, subido a un pedestal,
Obedece el dictado de la historia en solitario.

De nada sirve una estatua inmóvil
En un parque olvidada si nadie lee su obra y le honra.

Altos como torre de catedral, sus ojos,
Lentamente nos guían por las zigzagueantes
Acequias llenas de agua fresca y
Repiques de campanas viejas que suenan
Como cuentos en boca de nuestros antepasados.
Oleaje de palabras que le rinden

Nuestro humilde y sincero homenaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada