La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

domingo, 14 de junio de 2015

Duendas y hados, por PEDRO CASAMAYOR RIVAS.

                                                                                          





                                      Búhos, lechuzas, sapos y brujas;
                                                                                          demonios, duendes y diablos;
                                                                                                                                espíritus de las vegas llenas de niebla,
                                                                                                                                                    c
onjuro de la queimada.   


A Miguel Palacios.


Disculpen mi descaro
pero he de confesar
que mis cuentos huían de los duendes,
que no creí en ellos,
ni en nobles polvos mágicos
con falda almidonada.

Calculé mi talento
a salto de rayuela,
a ras de pozos de agua,
a través de serpientes afligidas.

Me declaro discípulo de brujas,
de corros al desnudo
y  brebajes sin sellos saludables.

El olor a mandrágora 
cocida a fuego lento,
adecenta el bramido de mi frío
marcado en las paredes.

Mis luciérnagas beben las tabernas
roban en Mercadona,
profundizan el reino del ahogo
y desnudan solsticios excitados
al buscar un orgasmo entre sus piernas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario