La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

domingo, 14 de junio de 2015

Sorcière, por TOMÁS SÁNCHEZ RUBIO.




Soñé que te conocí hace un millón de años,
 o dos millones quizá,
cuando transitábamos por este mundo
en carne viva,
lleno de espíritus primigenios y aún
no convertido en inacabable valle de lágrimas.

Sin nombres lógicos ni estirpes culpables,
la libertad nos mordía mientras volábamos
entrelazados hacia la bóveda de un cielo
más firme y más azul.

Te vi morir, resucitar y reencarnarte una y otra vez
como el ángel caído y no vencido de los cuentos antiguos.

Durante las noches de invierno,
los pastores en sus cuevas,
acurrucados alrededor del fuego,
removían las cenizas
mientras te culpaban, adorada y temida,
de sus propios actos infames,
al modo de niños caprichosos, abandonados
a su suerte por un padre esquivo y distante.

Contemplé tu rostro de primavera renacida,
crisol y fragua de la más clara humanidad,
mirando con lucidez y desesperanza
la venida de unos tiempos marcados
por la sangre y la locura.








2 comentarios: