La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

miércoles, 14 de octubre de 2015

Camino, por FRANCISCA OLMO COMINO.





   Mis zapatos polvorientos acariciaban la tierra roja del camino, pensando ¿adónde el camino ira?
Mis ojos habían soñado una y otra vez con el campo mudo y sombrío, donde el sol se duerme tras las colinas doradas.
Peregrina que va entonando al vuelo su canción.

“Tengo el corazón roto por culpa de la pasión de un noble caballero, herida que no sanara jamás. Anhelando tus brazos, cobijando mi cuerpo”.

   Perdida en el crepúsculo aprendí qué dirección tomar, aprendí que la soledad no es estar solo y que el amor se muere, como una flor marchita. Mis lágrimas enturbian el camino, entre castillos y príncipes árabes, montados sobre bellos corceles negros, voladores de una sombra clara.
A la hora de mi marcha dejo el camino sedienta de amor, pero volveré como pájaro, volando sin más pasión que la sustancia y sin más acción que la inocencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario