La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 15 de abril de 2016

In Domine Idomeni, por CUSTODIO TEJADA.




(En vez de elegir un cuadro de algún museo, he preferido cualquier secuencia o fotografía que vemos estos días en prensa de los refugiados en Idomeni) Custodio Tejada







In nomine Idomeni…


que vuelen las palomas mensajeras


en busca de los cuatro puntos cardinales


y sus campos fértiles de trigo


a cielo descubierto y raso de lágrimas en vilo.


Idomeni suena en mis oídos


como el alambre de espino cuando rasga la carne,


como una expresión de condolencia


o una parcela envuelta en tela metálica


y en papel de estraza. Idomeni es un salón


de estar lleno de gente sin paredes, sin techo


ni ventanas. Un lugar perdido en la conciencia


de los popes y de las pepas y de los mariachis.


Idomeni es el reflejo de un paraíso


-sin agua caliente- donde mujeres y niños


 beben agua embotellada con los calcetines


mojados y los pies fríos. Idomeni podría ser


tu casa o un moderno Auswitch con cámaras


de televisión que miran para otro lado


mientras esparcen el gas de la indiferencia


a sus audiencias vacías de espíritu crítico.


Eso es Idomeni en mis ojos,


una encrucijada de dioses y de hombres


donde las contradicciones de Europa y del Islam


se tienden en las alambradas.


In nomine Idomeni…


que las sagradas escrituras


de todas las religiones y sus imames


se conviertan en palomas mensajeras


del amor y de la paz como único camino,


porque Idomeni, hoy, es el nuevo monte Gólgota,


y lo sabes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario