La Oruga Azul.

La Oruga Azul.
La oruga se puso azul turquesa, porque presa de la luz de la poesía, reposa en las cuartillas de la mesa Impregnada de tinta y fantasía… (Antonio Peláez Torres),

viernes, 14 de abril de 2017

Se queda, por ISABEL REZMO.



Se quedó pequeño el tiempo,
Se quedó en el invierno.
Se queda el cuerpo
en estado  vegetativo.
Se quedan  las manos coqueteando
con la sal de la tierra.
Se queda el reloj oliendo
a crudo.
Se queda la rama de olivo
seca en los brazos.
Me quedo muerta de miedo.
Se queda las flores muertas,
perennes en un hastío perpetuo
enterrada en un matorral.
Se queda
maquillando las huellas,
el paso de aire en la nuca.
Se queda.
Ni siquiera un  rostro.
ni siquiera  una voz.
Ni siquiera tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario